La guía definitiva para padres: «como proteger a nuestros hijos en internet»

Video peligroso promueve el suicidio en TikTok; tenga cuidado si sus hijos usan esta app
septiembre 9, 2020
5 consejos para mejorar la seguridad en Google Drive
septiembre 28, 2020

Como padres, una de nuestras muchas responsabilidades es tratar de mantener seguros a nuestros hijos en todo momento. La tecnología se ha vuelto aún más importante en la vida de nuestros niños y, con los avances constantes, mantenerse al día con lo que necesita saber para mantener a los niños seguros en línea es más importante que nunca.

¿Cuál es la edad adecuada para introducir a un niño a la tecnología?

Protect Children Online

¿Recuerdas la edad que tenía tu pequeño cuando se le presentó la tecnología por primera vez?

Con el aumento en nuestro uso de tecnologías en el hogar, incluida la infame Alexa, y con muchos más avances por venir a medida que la IA avanza significativamente, los niños ahora están siendo introducidos a la tecnología mucho antes en sus vidas que nunca.

En cifras publicadas luego de una reciente encuesta de tecnología para padres, poco más del 85% de los padres admitieron usar la tecnología para ocupar a sus hijos y mantenerlos ocupados. Para cuando los niños cumplen dos años, lo más probable es que ya hayan recibido su primer dispositivo habilitado para Internet.

Se informa que más del 83% de los hogares ahora informan tener tabletas o teléfonos inteligentes, por lo que no es de extrañar que los niños se estén volviendo dependientes de la tecnología para ocupar sus cerebros y mantenerlos entretenidos más temprano que nunca en sus vidas.

Si echamos un vistazo fuera de casa y nos aventuramos en las escuelas y entornos educativos, la tecnología está presente en todas partes. Los maestros y otros profesionales del aprendizaje están estableciendo tareas que obligan a los niños a usar la tecnología para la investigación, además de brindar recomendaciones de aplicaciones específicas para usar en diversas tareas educativas.

Con todo esto en mente, no hay una respuesta correcta o incorrecta con respecto a esta pregunta. La clave para recordar, y esto vale tanto para los adultos como para los niños, es controlar y monitorear.

Hoy en día existen algunas amenazas graves en línea y, en lo que respecta a los niños, es nuestra responsabilidad asegurarnos de proteger a nuestros niños de los peligros que acechan en línea.
Gracias a la tecnología moderna, ahora podemos proteger a los niños en línea mejor que nunca. Entonces, aunque las amenazas pueden haber aumentado, también lo ha hecho nuestra capacidad de monitorear y controlar lo que ven nuestros hijos.

Tómese el tiempo para leer esta guía completa para proteger la vida en línea de su hijo. Es posible que aprenda algunos trucos nuevos por sí mismo, pero lo que es más importante, podrá darle a su hijo con confianza la libertad de explorar Internet, sin riesgos y con menos preocupaciones de su parte en cuanto a lo que pueda o haga.

¿Cuándo fue la última vez que revisó los registros de actividad de su hijo?

Si no ha oído hablar antes de un registro de actividad en línea, no se preocupe. En cifras alarmantes publicadas como parte de una campaña para ayudar a los niños a mantenerse seguros en línea, una encuesta reveló que casi el 70% de los padres nunca han revisado los registros de Internet de sus hijos.

La verdad es que, como padres de cierta edad, nunca crecimos con la tecnología como lo hacen nuestros hijos hoy. Los teléfonos móviles no eran realmente una «cosa» en ese entonces, y para algunos, no siempre es fácil obtener ayuda o aprender cómo asegurarse de que su hijo esté seguro en línea.

Si bien la tecnología está cambiando a un ritmo exponencial, una cosa que es segura es que llegó para quedarse. Si bien podríamos considerar que las cosas que suceden en línea no son actividades del «mundo real». La forma en que nuestros hijos ven las cosas es muy, muy diferente.

Verificar los registros de actividad no es espiar y no es una invasión de su privacidad. Se trata de vigilar cuidadosamente a dónde se dirigen y qué hacen cuando están en línea.

Muchos padres que monitorean los registros de actividad de sus hijos sienten que les ayuda a comprender mejor a su hijo, les ayuda a sentirse seguros de que saben lo que está sucediendo y, lo que es más importante, les permite a los padres extender la cortesía de la libertad a sus hijos, a explorar, pero hacerlo con límites.

¿Tienes Snapchat? ¿Tuiteas?
¿Conoce la nueva aplicación de mensajería anónima en las redes sociales por la que los niños se están volviendo locos?

No se preocupe. En realidad, no importa si lo hace o no. Una de las cosas más importantes que debe recordar antes de aferrarnos a los detalles de esta guía para mantener a su hijo seguro en línea es que no necesita ser un cerebro técnico.

No necesita preocuparse por ninguna terminología compleja y, lo que es más importante, una vez que haya terminado de leer esta guía, debería encontrar que toda la tarea de la seguridad en Internet para los niños es mucho más fácil de entender y se sentirá mucho más cómodo sabiendo que su niño todavía está seguro bajo su atenta mirada mientras navega por la web.

Controles parentales

Este es el primer paso que debe tomar para asegurar la protección de su hijo en línea. La mayoría de las veces, los proporciona tu proveedor de servicios de Internet (ISP) y le permiten agregar ciertas restricciones a los tipos o categorías de sitios a los que se puede acceder desde su red doméstica.

Los controles parentales permiten a los padres restringir el acceso a cierto contenido. Se pueden encontrar en dispositivos móviles, su televisor, juegos de computadora y dentro de otros tipos de software. Su proveedor de servicios de Internet también tendrá una función de control parental.

El propósito de los controles parentales es ayudar a los padres a evitar que los niños encuentren y vean ciertas categorías de contenido. Podría ser contenido que no es apropiado para la edad o un tipo particular de contenido que se filtra según el tema o la categoría.

Existen diferentes tipos de controles parentales.

Controles de uso, que pueden limitar el tiempo dedicado a acceder al contenido o prevenir tipos específicos de uso.

Filtros de contenido: que pueden evitar que un niño acceda a contenido con restricción de edad.

Monitoreo: que puede detectar ubicaciones y actividades cuando se usa un dispositivo específico.

Herramientas de gestión de uso informático, que pueden imponer el uso de software específico

Para cualquiera que lea esto y no esté demasiado seguro de los controles técnicos o de la informática en general, la buena noticia es que no es difícil implementar ninguno de los controles parentales mencionados anteriormente.

Otra cosa importante que mencionar en este punto es que es importante hablar con su hijo. La implementación de controles es importante, como red de seguridad; pero también es importante hablar con su hijo y establecer límites claros para lo que pueden y no pueden hacer en línea. Si comete un error, esté ahí y esté tranquilo. Ayudarlos a aprender es parte del proceso.

7 formas de asegurarse de que su hijo esté seguro en línea

En esta siguiente sección, entramos en detalle con las áreas específicas de Internet y los dispositivos que utilizan. Explicamos pautas claras y, dependiendo de la edad de su hijo, algunas de ellas se aplicarán ahora mismo y otras se aplicarán en el futuro.

1. Redes sociales

Para muchos padres, las redes sociales no existían cuando éramos niños. Si bien los padres siempre se han preocupado por los videojuegos y el contenido de la televisión, las redes sociales son un tema completamente nuevo.

Dado que cada vez más niños están expuestos a las redes sociales desde una edad más temprana, y a muchos niños se les permite usar las redes sociales antes de la edad regulada de 13 años, pasan más tiempo que nunca en las redes sociales.

Se informa que Instagram, Snapchat y YouTube son los canales de redes sociales más populares entre los adolescentes. Según un informe reciente, el 95% de los adolescentes ahora tiene acceso a un dispositivo móvil, y casi el 50% de ellos está constantemente conectado.

Otra estadística interesante es que los niños de entre 13 y 17 años pasan casi nueve horas al día en línea, mientras que los de entre 8 y 12 años pasan casi 6 horas al día conectados a Internet.

Otra preocupación real y que se repite en todo el mundo es la adicción de las plataformas de redes sociales. Aparte de esto, también puede abrir las puertas a otros problemas, como hablar con extraños, intimidación y contenido inapropiado.

La dificultad es que se considera que las redes sociales son una parte central para que los adolescentes desarrollen su identidad social. Es una forma en que pueden comunicarse con las personas y cómo se conectan y comparten sus vidas, experiencias y sentimientos con sus amigos.

Bloquear el acceso no es la respuesta. En su lugar, hable con su hijo y establezca límites justos para que pueda tener una experiencia positiva y, lo que es más importante, para que se sienta cómodo al venir a hablar con usted sobre algo si está preocupado o tiene una pregunta que necesita respuesta.

Reglas para mantener a su hijo seguro en las redes sociales

  • No anime a su hijo a usar las redes sociales hasta que alcance la edad requerida.
  • Asegúrese de que la computadora se mantenga en un lugar donde pueda ver sus actividades.
  • Establezca límites de tiempo para la cantidad de tiempo que su hijo puede pasar en las redes sociales.
  • Asegúrese de vigilar de cerca el contenido que les gusta, que comparten y que publican.
  • Usando la configuración de privacidad, asegúrese de que las cuentas de redes sociales de su hijo sean lo más privadas posible.
  • Bloquee cualquier configuración de acceso a la ubicación para todas y cada una de las aplicaciones o plataformas de redes sociales en uso.

2. Consolas de juegos y computación en línea

Desde hace mucho tiempo, las consolas de juegos han sido una fuente de preocupación para los padres de todo el mundo. Con juegos que ahora parecen estar llenos de violencia, obscenidades y contenido sexual, es más importante que nunca vigilar los tipos de juegos que juegan sus hijos.

Si a eso le suma la adicción que conlleva querer subir de nivel, progresar y vencer a compañeros o rivales que juegan juntos en línea, no es de extrañar que las consolas de juegos y computación en línea representen un riesgo tal en lo que respecta a la seguridad en línea para los niños.

No se deje engañar pensando que los juegos que están certificados como X o aptos para mayores de 18 años están realmente bien porque su hijo le dice que todos sus amigos lo están jugando. Si solo dice 18+, entonces manténgase firme, se le habrá dado esa calificación por una razón.

Casi el 90% de los niños de entre 2 y 17 años juegan videojuegos. Si bien los que se encuentran en el extremo más joven de esta escala no tendrán ningún deseo de buscar problemas, sin los controles adecuados en su lugar, es muy fácil para ellos tomar un camino equivocado.

Si bien los juegos presentan una forma divertida e interactiva para que los niños aprendan y desarrollen sus habilidades, también pueden hacer que los niños formen relaciones en línea con otras personas que juegan el mismo juego, además de abrirse al ciberbulling y al acoso online.

Afortunadamente, casi todas las consolas de juegos proporcionan controles parentales, lo que le permite controlar y monitorear sus actividades y juego.

Reglas para mantener a su hijo seguro cuando juega en línea

  • Configure controles parentales para restringir el tipo de juegos a los que pueden acceder en línea
  • Asegúrese de que su perfil de juego esté configurado como privado
  • No haga la vista gorda ni ignore lo que están haciendo, fomente la franqueza y trate de entender por qué les gusta jugar los juegos que eligen.
  • Si tiene más de un hijo, asegúrese de que cada uno tenga su propio perfil configurado.
  • Asegúrese de revisar la guía de edad para los juegos que están jugando en línea.
  • Limite las personas con las que pueden hablar en línea cuando jueguen o desactive la funcionalidad por completo.

3. Aplicaciones y dispositivos móviles

Si hay que creer en Bill Gates, la edad más segura para darle un teléfono a un niño es 14 años. Sin embargo, las estadísticas informan que el niño promedio obtiene su primer dispositivo móvil a la edad de 10 años.

Hay muchas razones por las que los padres eligen darles a sus hijos un teléfono móvil o un teléfono inteligente. Para muchos, esto se debe principalmente a la seguridad. Irónicamente, el acto de querer asegurarse de que estén a salvo y puedan contactarte cuando y donde sea, podría abrir las compuertas.

Saber que siempre puede comunicarse con su hijo donde sea que esté o que puede hacerle saber que llegó a algún lugar seguro es muy reconfortante. Además, también puede utilizar la función GPS para rastrear su ubicación exacta. Todo esto trae tranquilidad.

Sin embargo, debido al hecho de que los teléfonos inteligentes se pueden usar incorrectamente, en algunos casos, pueden hacer que un niño se vuelva vulnerable. Debido al hecho de que un teléfono es un objeto pequeño y muy privado, no siempre es tan fácil ver cómo los está usando un niño o qué hacen exactamente con ellos.

Si está pensando en darle un teléfono móvil a su hijo, es importante asegurarse de que comprenda cómo espera que lo use. Tener pautas claras establecidas y hablar con ellos sobre Internet y los peligros que existen en línea es clave. Es una gran responsabilidad y debe tratarse como tal.

Reglas para mantener a su hijo seguro con teléfonos móviles

  • Asegúrese de controlar cuándo se agregan aplicaciones al teléfono. Si no puede hacer esto, intente hacer cumplir una regla de que su hijo necesita obtener su permiso primero. En la mayoría de los casos, se requiere una contraseña antes de permitir una descarga.
  • Eduque a su hijo sobre el tipo de cosas a tener en cuenta. Mensajes de texto o llamadas de números desconocidos. Solicitudes de amistad de personas que no conocen.
  • Asegúrese de que su hijo no dé su número de teléfono móvil tanto en línea como fuera de línea a las personas sin antes obtener su permiso.
  • Asegúrese de que comprendan que no deben publicar comentarios desagradables ni decir cosas malas. Si no le diría algo a alguien en persona, no lo haga en línea.
  • Tenga en cuenta las reglas que la escuela tiene sobre el uso de teléfonos móviles y asegúrese de que su hijo las conozca y las entienda claramente.
  • No permita que su hijo se lleve el teléfono a la cama. Esto no solo evitará que se duerman, sino que es muy probable que otros niños de su misma edad no estén usando sus teléfonos por la noche y, al hacerlo, lo más probable es que generen atención no deseada.

Consejo: una forma sencilla de implementar la regla número 6 sería instalar una estación de carga para teléfonos o dispositivos en una ubicación central en la planta baja. Todos los dispositivos necesitarán cargarse durante la noche, y esta es una manera fácil de asegurarse de que su hijo no esté en su teléfono durante la noche cuando debería estar durmiendo.

Otras reglas que puede adoptar incluyen la configuración de controles parentales, seguimiento de ubicación móvil y también establecer límites para la cantidad de tiempo que pueden pasar en su teléfono inteligente. Siempre predica con el ejemplo, si no quieres que tu hijo use su teléfono en la mesa, entonces no te sientes en tu teléfono durante la cena.

Ciberacoso

El acoso ya no ocurre en el camino a la escuela, en el autobús escolar y en las cercanías, ocurre cada minuto de todos los días en línea. Con los suicidios de adolescentes en aumento y el acoso en línea siendo aclamado como la causa de muchos de ellos, el ciberacoso es un problema real con enormes consecuencias.

Puede ocurrir en cualquier plataforma, en cualquier lugar, en cualquier momento y toma muchas formas. El ciberacoso es feo. Desde textos y mensajes amenazantes, rumores de etiquetado en las redes sociales, manipulación de imágenes, fotos privadas que se comparten sin permiso, publicaciones falsas, personas que imitan a otros niños y, en general, los humilla o los degrada. Todo sucede mucho más de lo que a cualquiera de nosotros nos gustaría imaginar.

Debido a que la naturaleza del acoso puede volverse muy pública, su impacto es grande. Si un niño fue acosado en la escuela, en el autobús o en el patio de recreo, el impacto fue contenido y fue presenciado solo por un número limitado de personas. Sin embargo, ese ya no es el caso. Ahora, incluso la información más privada se puede difundir en línea de manera rápida.

Cualquiera que sea la publicación incriminatoria, lo más probable es que permanezca en línea indefinidamente, a menos que sea eliminada o eliminada por un moderador. Como nota final sobre el acoso cibernético, es mucho más difícil de tratar que el acoso tradicional. Debido a que los ciberacosadores pueden crear contenido las 24 horas del día, los 7 días de la semana, es difícil para las víctimas obtener algún tipo de alivio.

Para aquellos que participan en el acoso cibernético y quedan atrapados, esto puede afectar significativamente el empleo futuro, las solicitudes universitarias y mucho más. En algunos casos, podría resultar en que la persona obtenga antecedentes penales.

Es por eso que tener una conversación abierta con su hijo sobre qué constituye el ciberacoso, qué formas puede tomar, los impactos que puede tener y la gravedad de las consecuencias que surgen de que alguien sea atrapado.

Las terribles estadísticas detrás de esto demuestran que más del 20% de los niños que estaban en edad de la escuela secundaria han experimentado acoso en algún momento de sus vidas. De esta cifra, más del 15% de ese acoso tuvo lugar en línea.

Cómo saber si su hijo está siendo acosado en línea

Si bien es muy difícil saber si su hijo está siendo sometido a ciberacoso, y muchos de aquellos a quienes sucede no hablan de inmediato por miedo o vergüenza; Hay un par de cosas prácticas que se pueden hacer para combatir el ciberacoso.

Preste mucha atención al comportamiento de su hijo en todo momento.

Sin embargo, cuando hagan la transición a la escuela secundaria, debes estar más atento. El acoso puede comenzar casi instantáneamente, por lo que es importante asegurarse de tener un diálogo abierto con su hijo y que se sienta cómodo hablando con usted. También hay una serie de señales de advertencia a las que puede prestar atención para saber si su hijo está siendo acosado.

  • Si cierran una cuenta de redes sociales y crean una nueva.
  • Si se abstienen de querer ser sociables, especialmente si es algo que disfrutaban en el pasado.
  • Las personas que son víctimas de acoso o incluso que lo hacen ellos mismos tenderán a querer ocultar sus pantallas a los demás.
  • Es posible que se apaguen o se vuelvan cautelosos si les pregunta qué están haciendo en línea.
  • Otro factor clave a tener en cuenta es que pueden parecer que se retiran de las comidas y actividades familiares y parecen estar estresados, emocionales e incluso irracionales con su actitud y comportamiento hacia los demás en la familia.

5. Contenido inapropiado en Internet

Debido a la apertura de Internet y al acceso casi ilimitado a la información y otras formas de contenido, es bastante fácil para cualquier persona, adultos y niños, tropezar con contenido que se considera inapropiado.

En el caso de los niños, el contenido que ven puede causarles una gran molestia, confusión o incluso angustia. El contenido inapropiado toma muchas formas, y no todo está bien escondido con controles de seguridad o acceso implementados. Podría ser un video de algo, podría ser contenido sexual o podría contener violencia o malas palabras.

Para cualquier niño, sea cual sea su edad, ver algo que no debería ver en línea provoca una reacción mixta. Es absolutamente normal que no acudan directamente a sus padres. En algunos casos, les preocupa que sus dispositivos puedan ser confiscados o que puedan regañarlos. Por eso es tan importante tener un diálogo abierto con ellos.

Recuerde, es posible que se sientan molestos, enojados, confundidos, avergonzados o incluso asustados después de haber sido expuestos a contenido inapropiado en línea. Esté siempre tranquilo y siempre sea racional. Esté ahí para ellos, sin juicios ni prejuicios.

Contenido sexualmente explícito

Según la edad de su hijo, es posible que haya tenido una conversación sobre sexo o no. La pornografía en línea es un problema real que debe abordarse de frente. Se han realizado muchas investigaciones que demuestran el impacto perjudicial que la pornografía puede tener en los jóvenes.

Si bien es completamente normal sentir curiosidad por el tema del sexo y las relaciones en general, es mucho mejor tratar estas curiosidades y conversaciones en un entorno controlado, en lugar de dejarse en manos del ámbito general de Internet.

También hay muchas vías de apoyo, desde establecimientos educativos hasta recursos en línea apropiados. Puede hablar con el maestro de su hijo sobre esto, ya que casi todas las escuelas tendrán que lidiar con esto de manera muy regular.

Consejos para lidiar con contenido inapropiado

  • La comunicación abierta es clave. Asegúrese de que su hijo siempre se sienta cómodo acudiendo a usted si hay algo que lo molesta.
  • Siempre trate las preguntas con calma y de manera racional. No castigue a su hijo por ser curioso; todo es parte del proceso de aprendizaje. Sentir curiosidad por el sexo es completamente normal.
  • Hable con la escuela de su hijo y averigüe qué le están enseñando y cómo están orientando sus preguntas. Si es posible, intente reflejar este enfoque para proporcionar un tema coherente de materiales sobre sexo.
  • Intente explorar el tema con su hijo y no se lo deje simplemente. Participe activamente en el viaje de aprendizaje de su hijo.
  • Utilice los controles parentales para bloquear el acceso a la pornografía. Si bien esto no detendrá todos los tipos de contenido que considere que están en la categoría de pornografía, evitará el acceso a la mayor parte del contenido y los sitios web que están clasificados como pornografía.
  • Puede visitar la configuración en Google y cambiarlo a «modo seguro». Esto evita que aparezca contenido en los resultados de búsqueda que podría considerarse explícito.
  • Asegúrese de que los anuncios y las ventanas emergentes estén deshabilitados, ya que a veces tienden a mostrar contenido inapropiado.

7. Smart TV y transmisión de contenido

Al igual que las redes sociales y los teléfonos móviles, los televisores presentan un problema similar. En el pasado, los niños veían la televisión con la familia en la sala de estar de la planta baja. Habría una computadora que compartirían las personas de la casa.

Hoy en día, los niños tienen acceso al mismo contenido que habrían visto anteriormente en la televisión de su dispositivo móvil. Además, el contenido se transmite y mira desde la comodidad de su propio espacio privado, lejos de la mirada vigilante y guía de los padres.

Los beneficios del streaming

  • La transmisión de contenido ahora es más accesible que nunca.
  • Cuesta menos que nunca y hay más puntos de venta donde comprar contenido.
  • Ofrece una amplia gama de documentales y programas educativos sin necesidad de firmar contratos prolongados o suscripciones costosas. Esto pone una cantidad infinita de contenido al alcance de nuestros hijos.
  • La gran mayoría de los servicios de transmisión de contenido no muestran anuncios, a diferencia de YouTube.
  • Los controles parentales suelen estar disponibles en las principales organizaciones de transmisión de contenido.
  • También puede crear diferentes perfiles o sus cuentas de adultos y niños que lo utilizan.

Si aprovecha las herramientas disponibles, puede asegurarse de que su hijo tenga acceso al nivel correcto de contenido que sea adecuado para su edad. Lo importante es estar alerta y tratar siempre de vigilar de cerca el contenido que ven tus hijos.

7. Privacidad en línea y seguridad de datos

La privacidad en línea es mucho más difícil ahora de lo que solía ser. El verdadero desafío al que se enfrentan los padres es lograr el equilibrio adecuado entre permitir la libertad y brindarle al niño el espacio necesario para explorar y descubrir cosas nuevas mientras mantiene el control y sabe quién puede ver y acceder a información privada.

La realidad es que los niños son completamente susceptibles a las amenazas que pueden tener diversos impactos, desde emocionales hasta económicos. De hecho, son las mismas amenazas a las que están expuestos los adultos y se presentan en diversas formas, como phishing, malware, virus y robo de identidad.

En pocas palabras, no se puede esperar que un niño esté tan alerta como un adulto. Tampoco puede esperar que sean capaces de detectar algo que parece ser Vs. genuino. algo que no lo es. Para un niño, compartir su nombre o fecha de nacimiento con alguien puede no parecer tan importante.

Hacer clic para comprar más monedas o pistas desde su teléfono * que está vinculado a su tarjeta de crédito * tampoco puede parecer un gran problema. Sin embargo, todos sabemos cómo estas cosas pueden escalar y cómo, sin establecer límites de cuenta, estas facturas pueden acumularse lentamente.

Desde ofrecer descargas gratuitas de juegos o películas populares hasta fondos de pantalla y tonos de llamada gratuitos, hay muchas formas en que los atacantes atacarán a los niños para engañarlos para que tomen acciones en línea que pueden resultar en virus, malware o, en el peor de los casos, robo de identidad impulsado financieramente.

Consejos para abordar la privacidad en línea con los niños

Al igual que con todos los puntos de esta guía para proteger a los niños en línea, un tema clave es el diálogo. No hace falta decir que debe poder hablar con su hijo sobre las cosas que pueden salir mal en línea. Por supuesto, estas conversaciones deberán ser apropiadas para la edad y siempre tratar de tenerlas de una manera que eduque sin causar demasiado miedo o alarma.

  • Asegúrese de que la información personal, como nombre completo, fecha de nacimiento, dirección, etc., se mantenga confidencial. Esto también debe extenderse a los clubes y también al nombre de la escuela de su hijo.
  • Utilice un generador de contraseñas para la cuenta de su hijo. Tener una contraseña fuerte y segura es una forma distinta de asegurarse de que es menos probable que se revele o adivine una contraseña.
  • Intente evitar el uso de redes Wi-Fi públicas. Los piratas informáticos pueden usar esto fácilmente para acceder a un dispositivo. Paga un poco más y obtén un plan de datos familiar.
  • Asegúrese de utilizar un programa antivirus de pago instalado en todos los dispositivos que utiliza la familia. El software antivirus gratuito o el software que caduca es prácticamente redundante. Es más, puede hacer más daño que bien. Pagar por un buen nivel de software antivirus puede proteger su equipo y a sus hijos, así como a usted mismo, de volverse vulnerable o expuesto al robo de datos y ataques de malware.
  • Obtenga una VPN y utilícela explícitamente en todos los dispositivos. Esto puede evitar que se revele su dirección IP y proporcionar innumerables beneficios de seguridad. Hace que sea más difícil para los piratas informáticos robar o acceder a sus datos privados y garantiza que su conexión a Internet esté completamente encriptada en todo momento.

Como punto final, los ataques de ransomware van en aumento. La gente le enviará un correo electrónico diciendo que es de la web oscura y que ha podido acceder a su contraseña y, como tal, hackear sus cuentas de correo electrónico. Atrás quedaron los días en que estos ataques solo estaban dirigidos a corporaciones e individuos ricos, las tácticas han cambiado y están utilizando una gran cantidad de trucos para atacar a la gente común.

Con muchas empresas importantes siendo víctimas de uno u otro tipo de violación de datos, algunos nombres muy importantes han emitido declaraciones de que las contraseñas pueden haber sido comprometidas.

Si bien las personas han ignorado este asunto o no han sido plenamente conscientes del impacto que esto puede tener, para aquellos de ustedes que usan la misma contraseña para todo, esto presenta una gran oportunidad para los atacantes que pueden acceder a esa contraseña y una amenaza aún mayor para cualquiera. que no es tan estricto en su medida de seguridad.

Resumen

La respuesta a la pregunta planteada, de cómo asegurarse de que sus hijos se mantengan seguros en línea, es mucho más fácil mediante el uso de la tecnología. Con una combinación de diferentes tecnologías, como una VPN, un software antivirus y un servicio generador de contraseñas seguras, puede armarse a usted y a su hijo con la mejor defensa y método de protección posibles para mantenerse seguro cuando está en línea.

La tecnología es una de las herramientas esenciales para mantenerse seguro en línea y sabemos que está avanzando todo el tiempo. Sin embargo, como padre, es importante no intentar nunca utilizar la tecnología en lugar de la conversación y la educación. Mantener un diálogo abierto con su hijo, estar ahí para que hable con usted cuando lo necesite y mantenerse racional y tranquilo cuando le presenten problemas o preguntas es clave.

Nunca los apague. Escuche siempre. Recuerde que están aprendiendo y es su trabajo facilitar ese aprendizaje de una manera segura y productiva.

No hay necesidad de preocuparse por la jerga técnica complicada o las herramientas que son difíciles de usar. Afortunadamente, las redes sociales, las empresas de transmisión de contenido y los proveedores de servicios de Internet desempeñan un papel importante para facilitar que su hijo acceda a Internet de manera controlada o segura.

Recuerde que no está solo y que siempre hay ayuda para usted como padre cuando se trata de saber qué hacer para mantener a su hijo seguro cuando está en línea.

Esperamos que después de leer esta guía para ayudar a su hijo a mantenerse seguro en línea, se sienta más seguro de saber cómo prepararse y preparar a su hijo para algunas de las experiencias que podría tener en línea en el futuro.

Si tiene algún comentario o pregunta, no dude en dejarlos aquí y un miembro de nuestro equipo estará encantado de responderle.

 

 

 

X